17 de marzo de 2010

Cincuenta años

El  tiempo llega,
se me instala en los ojos,
se me acomoda.

Por los extremos,
deshace su maleta
de primaveras.

El tiempo vuela,
se queda poco tiempo,
cuatro suspiros.

El tiempo pasa,
sueños en la memoria,
me deja en prenda.

El tiempo vuelve
y,  cargado de regalos,
se instala en mi sonrisa
para quedarse.

2 comentarios:

Txema Anguera dijo...

bienvenido sea pues, el tiempo en tus ojos y tus palabras.
besos

Isabel Mª González dijo...

Gracias Txema, siempre atento a mis entradas. Un besazo.